Ermita de Nuestra Señora de la Antigua en Alberite

La Responsabilidad

antigua.jpg

Querida familia:

 

En este nuevo recorrido vamos a acercarnos a la ermita de Ntra. Sra. La Virgen de La Antigua, patrona de la villa de Alberite.

 

El tema sobre el que vamos a reflexionar en esta visita es muy necesario en estos momentos de pandemia: la responsabilidad. Es una práctica ética que repercute en la vida familiar, laboral y ciudadana y que, al ejercerla, contribuimos al bien común de la familia y de la sociedad.

antigua 3.jpg
  1. Antes de comenzar la ruta. Vídeo de ambientación

Os proponemos que veáis este vídeo sobre la ermita, el recorrido y la historia de la Virgen de la Antigua.

El recorrido es de alrededor de 5 km., andando. Comenzaremos en la parroquia de San Martín de Alberite y, siguiendo paralelo al rio Iregua hasta llegar a la ermita

Una parada en el camino. Reflexión sobre el tema propuesto

 

Podéis seguir el plano que adjuntamos.

plano 1.jpg

2. Una parada en el camino. Reflexión sobre el tema propuesto

pandemia 2.jpg

A finales del siglo XVI, en el año 1599, se declaró en Logroño y alrededores una epidemia de peste que causó una gran mortandad. Muchos logroñeses huyeron a los pueblos y villas vecinos. Parte de ellos se desplazaron a Alberite, barrio de Logroño en aquella época, llevando consigo la imagen de la Virgen de La Antigua que había en la iglesia de Palacio. La peste en Alberite no tuvo casi incidencia. Los vecinos de Alberite atribuyeron este hecho a la protección de la Virgen de La Antigua.

 

En estos momentos en los que vivimos, también estamos sumidos en una gran pandemia y desde todos los estamentos públicos se nos pide responsabilidad en nuestros actos en todo momento.

 

La responsabilidad es la capacidad de una persona para dar respuesta a los compromisos asumidos de cualquier índole cumpliendo sus obligaciones y asumiendo las consecuencias de sus actos.

 

Es una virtud que suele ser considerada como un valor de los principios humanos, que debe practicarse en cualquier ámbito, ya sea familiar, político, jurídico, etc.

 

¿Cómo podemos desarrollar este valor en nuestra familia?

 

Cada uno de los miembros de la familia debe ejercerla en primer lugar para con uno mismo, también en las tareas domésticas, en las obligaciones de educación con los hijos y en el trabajo, asumiendo nuestros compromisos familiares y como ciudadanos.

Proponemos algunos aspectos en los que podemos fijarnos para ser responsables cada uno de los miembros de la familia:

 

  • Cumplimiento de nuestras obligaciones familiares dando lo mejor de cada uno.

  • Puntualidad. Llegar a tiempo supone respetar el tiempo de los demás.

  • Diligencia. Para actuar tan pronto como se nos presente una necesidad.

  • Compromiso. Nos debemos involucrar en las actividades que se realizan en el hogar.

  • Mejorar el ambiente familiar proponiendo actividades creativas y saludables.

  • Decir “no” cuando sea necesario.

  • Cuidar del medio ambiente: Separar los residuos, reciclar, ahorrar agua y energía.

  • Participación ciudadana. En la parroquia, en las Apas, voluntariado, ONGs, votar.

  • Ayudar a otros a ser más responsables

El papa Francisco nos propone en su catequesis del 20 de mayo de 2015 cómo pueden ejercer la responsabilidad los padres y los hijos en la familia:

 

“Hoy nos detendremos para reflexionar en una característica esencial de la familia, es decir, su naturaleza vocacional a educar los hijos para que crezcan en la responsabilidad de sí mismos y de los otros. Aquello que hemos escuchado del apóstol Pablo, al inicio, es muy bello: «Ustedes, hijos, obedezcan a los padres en todo; porque esto agrada al Señor. Ustedes, padres, no exasperen a sus hijos, para que no se desalienten». Esta es una regla sabia: el hijo que es educado a escuchar a los padres y a obedecer a los padres, quienes no deben de mandar en un feo modo, para no desanimar a los hijos. Los hijos, de hecho, deben crecer sin desanimarse, paso a paso”. “Por esto, la relación entre los padres y los hijos debe ser de una sabiduría, de un equilibrio, muy grande. Hijos obedezcan a sus padres, eso le gusta a Dios. Y ustedes padres, no exasperen a los hijos, pidiéndoles cosas que no pueden hacer. Y esto es necesario hacer para que los hijos crezcan en la responsabilidad de sí mismos y de los demás”.

responsabilidad 1 (2).jpg
responsabilidad 3.jpg

3. En el interior de la ermita. Oración de la familia

“Y entonces, un doctor de la Ley se levantó y le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la Vida eterna?». Jesús le preguntó a su vez: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?». Él le respondió: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo».

«Has respondido exactamente, le dijo Jesús; obra así y alcanzarás la vida».

 

 

Pero el doctor de la Ley, para justificar su intervención, le hizo esta pregunta: «¿Y quién es mi prójimo?». Jesús volvió a tomar la palabra y le respondió:

«Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos bandidos, que lo despojaron de todo, lo hirieron y se fueron, dejándolo medio muerto. Casualmente bajaba por el mismo camino un sacerdote: lo vio y siguió de largo. También pasó por allí un levita: lo vio y siguió su camino. Pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a él, lo vio y se conmovió. Entonces se acercó y vendó sus heridas, cubriéndolas con aceite y vino; después lo puso sobre su propia montura, lo condujo a un albergue y se encargó de cuidarlo. Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al dueño del albergue, diciéndole: <Cuídalo, y lo que gastes de más, te lo pagaré al volver>

¿Cuál de los tres te parece que se portó como prójimo del hombre asaltado por los ladrones?». «El que tuvo compasión de él», le respondió el doctor. Y Jesús le dijo: «Ve, y procede tú de la misma manera»”. (Lucas 10, 25-37)

 

Oración a la Virgen: 

Virgen santa de la Antigua,

nuestra madre y patrona

A tu cuidado confiamos

todas las necesidades

de las familias de Alberite:

Las alegrías de los niños,

la ilusión de los jóvenes

Los desvelos de los adultos,

el dolor de los enfermos

y el sereno atardecer de los ancianos.

Virgen Santa de la Antigua,

aumenta nuestra fe,

Fortalece nuestra esperanza

y aviva nuestra caridad.

Guía nuestros pasos bajo la luz del evangelio

y alcánzanos de tu Hijo

las gracias que te pedimos.

Amen

Antigua 2.jpg
samaritano.jpg

4. En el camino de vuelta. Reflexión para la familia

Preguntas para la reflexión en familia: 

  1. ¿Qué hacen los diversos personajes del Evangelio que hemos leído?

  2. ¿Qué hubiéramos hecho cada uno de nosotros?

  3. ¿Se ven ejemplos de responsabilidad en este pasaje del Evangelio?

  4. ¿Asumimos nuestra responsabilidad de esposos, padres, hijos, hermanos en nuestra familia?

  5. ¿Actuamos con responsabilidad en las tareas domésticas, educativas, comunitarias?

5. Canciones para cantar en cualquier momento