Memoria anual de la Iglesia Católica


La Conferencia Episcopal Española (CEE) presenta la Memoria anual de actividades de la Iglesia Católica de 2016 (descargar Memoria en PDF).

Esta Memoria tiene dos partes. Por un lado, ofrece la información referida a la Asignación tributaria, correspondiente al año 2016, tras haber conocido los datos definitivos de la Asignación tributaria de ese año, el pasado 24 de mayo.

En la segunda parte se da cuenta de todo el trabajo realizado por la Iglesia en España. Una Iglesia que está formada:

  • por las 70 diócesis (69 territoriales y 1 castrense) que integran 23.019 parroquias, atendidas por 18.164 sacerdotes;

  • a lo que hay que sumar, la actividad de las órdenes y congregaciones religiosas, sus casas, los monasterios y el resto de formas de vida consagrada, todas ellas con sus propias actividades pastorales, educativas y asistenciales;

  • y el trabajo de las 12.718 entidades religiosas (cofradías, hermandades, asociaciones, fundaciones, movimientos…).

Todo ello completa el mapa de las realidades de la Iglesia en España de las que se da cuenta en esta Memoria.

1.- La Asignación tributaria en 2016 y su distribución

En lo que se refiere a la Asignación tributaria, de la que se da cuenta en la Memoria que se presenta aquí, el 0,7 % de la X a favor de la Iglesia católica marcada por los contribuyentes en su declaración de la renta supuso en 2016 una cantidad de 256,66 millones de euros.

Teniendo en cuenta las declaraciones conjuntas, un total de 8,5 millones de contribuyentes marcan la X a favor de la Iglesia católica en nuestro país, aproximadamente 650.000 más que los que lo hacían en 2006.

La distribución de esa cantidad fue principalmente a las diócesis (un 80,4% del total) y el resto (19,6%) a cuestiones como el pago de la seguridad social del clero, centros de formación dependientes de la CEE, la aportación extraordinaria a Cáritas, que se suma a lo que cada diócesis y cada parroquia dedica a este fin de sus propios presupuestos, etc. En detalle la distribución fue la siguiente:

  • Envío a las diócesis para su sostenimiento (80,4%)

  • Seguridad social del clero (6,5%)

  • Aportación extraordinaria para las Cáritas diocesanas (2,5%)

  • Centros de formación (UPSA, Facs. Eclesiásticas, etc.) (2,4%)

  • Campaña de financiación de la Iglesia (1,9%)

  • Ayudas a proyectos de rehabilitación y construcción de templos (1,5%)

  • Actividades pastorales nacionales (1,4%)

  • Funcionamiento de la CEE (1%)