Please reload

Entradas recientes

Carta del obispo a los niños de Primera Comunión

 

 

 

Queridos niños y niñas que este año celebráis

 la Primera Comunión:

 

 

Por fin llega el día de tu Primera Comunión, para el que te has preparado con la ayuda de los catequistas de la parroquia y de tu familia, los que de verdad te quieren y desean lo mejor para ti. Te felicito y te animo a que en estos días prepares bien tu corazón, pues dentro de poco vas a tener la suerte de tener a Jesús dentro ti y para siempre.

 

¡Qué grande es poder contar con este gran amigo que nunca te fallará, que te alimentará con el Pan de la Eucaristía y te dará fuerza para llegar a ser un buen cristiano y una gran persona! No falles nunca a Jesús, Él siempre te lo dará todo, para que tú aprendas a dar todo lo mejor de ti.

 

Te propongo que ahora hagas algo importante. Cuando termines las tareas del colegio y estés tranquilo, en silencio, sin nada que te distraiga, piensa y escribe una carta a nuestro Padre Dios, dándole gracias por todas las personas y las cosas buenas que hasta ahora te ha regalado.  Pero no te quedes sólo ahí y atrévete a escribirle también lo que vas a hacer para parecerte cada día más a su hijo Jesús. Cuando ya la tengas escrita, ve a la iglesia y léesela en voz alta, que esto también es rezar. Estoy seguro de que Él se sentirá muy orgulloso de tener un hijo como tú, y te enseñará a amar con un corazón tan grande como el suyo.

 

 

¿Te acuerdas del mandamiento del amor que nos enseñó Jesús?: “Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”. Es un amor que tiene dos caras, como las monedas. Si no quieres que tu amor sea como una moneda falsa, ama siempre a Dios con todas tus fuerzas y ama también al prójimo compartiendo lo mejor de ti.

 

Porque sé que eres generoso y no quieres ser un niño falso, sino verdadero, me atrevo a pedirte que ayudes y compartas lo que tienes con unos niños muy pobres. No es nada complicado, ni te costará hacerlo, si antes grabas en tu mente estas dos cosas: no pienses sólo en ti y no quieras todo para ti. Te propongo que compartas un donativo, de los muchos que vas a recibir, para ayudar a los niños de la calle del pueblo de Yaundé, en África, donde un misionero riojano llamado Alfonso Ruiz Madorrán ayuda a muchos niños que viven lejos de sus familias a tener un lugar donde comer, dormir y estudiar.

 

Con tu donativo y el de otros niños de La Rioja vas a ayudar a estos niños africanos a poder tener una vida mucho más digna y feliz.

 

Ahora ya estás preparado para ser un buen amigo de Jesús, un pequeño discípulo misionero. No te olvides de cuidar esa amistad, como haces con tus amigos cuando quedáis para jugar, celebrar juntos los cumpleaños, hablar de vuestras cosas y hacer planes juntos… Pues con Jesús, también. Cuando le cuentas las cosas que te pasan, lo que te preocupa y lo que te alegra, ya estás haciendo oración. Cuando vas a la Eucaristía y te recibe en su casa con los brazos abiertos, ya estás celebrando la gran fiesta de los amigos de Jesús.

 

Hay muchos niños que después de celebrar su Primera Comunión han seguido en la catequesis y se han comprometido en tres cosas que te quiero proponer, para que también tú sigas creciendo en la amistad con Jesús:

  1.  Que no faltes cada domingo a esa gran fiesta a la que nos invita el Señor, para seguir recibiéndole en el Sacramento de la Eucaristía. Y, como te gusta ir guapo o guapa por fuera, acuérdate también de irlo por dentro, en tu alma y tu corazón, acudiendo al Sacramento de la Confesión donde Jesús nos perdona y nos anima a hacer siempre el bien.

 

2. Que formes parte de Naz@red, que es el gran grupo de niños que rezan diariamente por las vocaciones sacerdotales y religiosas. ¿Conoces el Seminario y los seminaristas de nuestra Diócesis? Decid a los catequistas que os lleven al encuentro de niños que hacemos cada año en el Seminario. Podréis conocer a los jóvenes que viven allí y se preparan para ser sacerdotes.

 

3. Que te preocupes más de colaborar en casa, de querer siempre a tus padres, de visitar a los abuelos y de ayudar a los amigos que lo estén pasando mal. No seas un niño mimado, sino más bien haz todo lo posible para servir a todos y en todo lo que te pidan.

 

Me despido deseándote que disfrutes con tu familia y la parroquia de un feliz día de Primera Comunión. Rezaré por ti y tus seres queridos. Que la mamá de Jesús os proteja y os ayude a ser cada día más amigos suyos.

 

Os bendigo con afecto:

 

+ Carlos Escribano Subías

     Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

 

 

PALABRAS PARA LOS PADRES

 

 

Vuestros hijos van a celebrar uno de los acontecimientos más importantes de su vida cristiana: la Primera Comunión. Ellos saben que la verdadera fiesta de este día es la Eucaristía y que el único regalo necesario es recibir a Jesús. Para este encuentro les hemos preparado durante estos años en la catequesis, y vosotros sabéis el gran esfuerzo que han hecho los sacerdotes y catequistas intentando que el centro de esta celebración sea su primera común-unión con Jesús.

 

Os felicitamos por la labor que realizáis en la educación cristiana de vuestros hijos con motivo de este sacramento, pero ahora que llega el día de esta celebración central del cristianismo no queremos que se convierta en una excusa para la ostentación y la primera fiesta infantil del consumo, justo lo contrario de lo que vuestros hijos han recibido en la catequesis de valores cristianos (como la sencillez de vida, el compartir con los pobres y no malgastar en cosas superfluas).

 

Los sacerdotes, catequistas y padres queremos lo mejor para vuestros hijos; por eso merece la pena que centremos todas las fuerzas en la preparación de una celebración más auténtica y menos consumista, en la que los pequeños de la casa vivan con cordura y sencillez su Primera Comunión.

 

Como fruto de esta celebración ¿qué les debe quedar el “día después”?:

 

  • Una alta estima por la Eucaristía vivida cada domingo en la parroquia.

  • Seguir participando en el grupo de catequesis hasta la celebración del Sacramento de la Confirmación.

  • Vivir en casa como cristianos, orando en familia, bendiciendo la mesa, creando un ambiente de alegría y servicio, etc…

 

A todas las familias que vais a celebrar la primera comunión de alguno de vuestros hijos, os animamos a que viváis el gozo de ser cristianos y a que no os dejéis llevar por la inercia del “siempre se ha hecho así”. Son grandes los valores de la Eucaristía y ahora es el momento de que vuestros hijos los descubran. No les defraudemos y dejemos que vivan en paz su primer encuentro con Jesucristo.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable de tratamiento: DIÓCESIS DE CALAHORRA Y LA CALZADA-LOGROÑO

 

Finalidad y legitimación: El tratamiento se realiza para la gestión de su solicitud y/o consulta a través de este sitio web. La base legitimadora es su consentimiento al rellenar y enviar el formulario y marcar la casilla de aceptación de la política de privacidad.

 

Destinatarios de cesiones: No se cederán datos a terceros, salvo que las excepciones legalmente previstas.

Destinatario de transferencia internacional: No se realizan transferencias internacionales.

Derechos de los interesados: A retirar su consentimiento en cualquier momento a oponerse al tratamiento, a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Información adicional: Puede consultar aquí todos los detalles.

Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño

C/ Obispo Fidel García, 1

26004 - Logroño (La Rioja)

Telf.: (+34) 941 27 00 08

@2018 by Obispado de Calahorra y La Calzada-Logroño