Presentación de la Memoria de Cáritas


Cáritas La Rioja atendió en 2018 a 3.259 personas, benefició a 6.567 y destinó 253.301 euros a ayudas económicas directas

  • Este fin de semana, la entidad celebra con diferentes actos su campaña institucional animando a la sociedad a poner en marcha su compromiso para mejorar el mundo


Cáritas La Rioja, en 2018, atendió de forma directa a 3.259 personas, benefició a un total de 6.567 personas y computó 36.001 respuestas. “Se mantiene en grandes líneas el número de personas atendidas (en 2017 fueron 3.484), aunque sí podemos hablar de un descenso en el número de beneficiarios (8.233 beneficiarios en 2017) debido a que cada vez más respondemos con recursos de desarrollo e integración de la propia persona, no tanto del núcleo familiar (aunque pertenezcan a él). Nos referimos a programas como los dirigidos a capacitar laboralmente o al acompañamiento a personas mayores, entre otros”, ha señalado Juan Antonio Meléndez, coordinador de Cáritas La Rioja.

En datos, comenzando por el pilar fundamental en la atención de Cáritas como son sus 59 acogidas parroquiales, en 2018 se ofreció atención a 2.075 personas, con un total de 5.383 beneficiarios y 16.518 respuestas dadas. “De esas 2.075 personas, 386 acudían por primera vez a solicitar ayuda. Es decir, asistimos a una cronicidad de la pobreza, pero también sigue haciéndose visible la vulnerabilidad en nuevas familias. Y es una pobreza joven, ya que la mitad de las personas atendidas se mantiene en la franja de 25 a 44 años, con rostro mayoritariamente femenino (66%). Una mujer que, en este caso de acogida parroquial, sí que viene a solicitar ayuda para toda la familia”, ha explicado el coordinador general de la entidad social.

Por cuantías económicas, en total se destinaron 130.738 euros a ayudas monetarias directas en las acogidas parroquiales. “Si a esta cifra le añadimos las becas del Fondo de Solidaridad (ayudas económicas vinculadas a planes formativos), podemos afirmar que en 2018 Cáritas La Rioja facilitó 253.301 euros en ayudas económicas directas. Con respecto al reparto de estas ayudas, el mayor gasto continúa siendo relativo a vivienda (la partida de alquileres e hipotecas aumenta un 30%), pero descienden las referentes a suministros o educación, que ya cuentan con ayudas públicas. Esto confirma que cuando hay políticas sociales públicas de protección (renta de ciudadanía, bono energético o libros de texto gratuitos, por ejemplo), podemos prescindir de estas cuantías de inversiones en necesidades básicas y centrarnos en promover la salida de la pobreza de esa persona de otra forma más integral. Sería bueno que las políticas públicas se centraran ahora en el derecho a la vivienda, promoviendo por ejemplo el alquiler social y los arrendamientos especiales”, ha resaltado Juan Antonio Meléndez.


Informe FOESSA

Estos datos ofrecen un avance de lo que será el Informe Sobre Exclusión y Desarrollo Social en La Rioja, que ha elaborado este año la fundación FOESSA por primera vez en La Rioja y que se hará público en torno a la Jornada Mundial de los Pobres, que se celebra el 17 de noviembre. “En este informe se constata el carácter determinante de la vivienda en las dinámicas de exclusión social, así como el desempleo y la precariedad laboral que provocan la consolidación del llamado ‘trabajador pobre’ y la mayor exposición a la exclusión social que padecen las familias con hijos”, ha explicado el coordinador general.

Si bien es cierto que en La Rioja la situación es mejor que en el conjunto del España, también se observa que las personas que estaban en situación de exclusión severa han sufrido un enquistamiento en esa situación y son muchas las personas que conforman lo que el informe denomina “sociedad insegura”: personas que se mueven en “el filo de la navaja” y que intuyen que “ante una eventual sacudida, en una nueva crisis, su sostén económico se quebraría”. “Según el VIII Informe FOESSA, la parte de la sociedad que vive en una situación acomodada muestra cierta fatiga de solidaridad. Precisamente, ese es uno de los objetivos de Cáritas y de esta memoria que hoy hacemos pública: invitar a la sociedad riojana a no bajar la guardia y a demostrar, como ha hecho en otras ocasiones, que es una sociedad solidaria. Como dice la campaña que pusimos en marcha a principios de 2016, Cáritas fue necesaria ayer, es necesaria hoy y, lamentablemente, lo seguirá siendo mañana”, ha recalcado Juan Antonio Meléndez.