HACIA LA NORMALIDAD ECLESIAL Y REINICIO DEL CULTO PÚBLICO




(Segunda edición ampliada, Logroño a 5 de mayo de 2020)



A partir del día 11 de mayo volveremos a celebrar las Eucaristías, siguiendo las disposiciones de la Conferencia Episcopal Española, a las que hemos añadido unas anotaciones diocesanas para facilitar su cumplimiento (letra roja). A lo largo de estos días, tendremos tiempo suficiente para organizarnos en las parroquias y tener a punto todo lo necesario para poder celebrar con la debida prevención y prudencia.

Esta vuelta a la normalidad eclesial supone para nosotros la oportunidad pastoral de incorporar un estilo de acogida nuevo que nos ayude a estar más cerca de nuestros fieles; una cercanía que haga visible la realidad de que somos una familia, la familia eclesial, en la que todos somos acogidos, valorados y llamados a participar. También es un buen momento para invitar a colaborar en la puesta a punto (limpieza, desinfección…) de nuestra casa común, nuestros templos; en la acogida y distribución ordenada de los que acudan a las celebraciones y en la organización que garantice las medidas de prevención.

Os agradecemos todo este esfuerzo extraordinario y os pedimos que nos hagáis llegar todas las aportaciones o incidencias que os surjan a la hora de poner en práctica estas disposiciones, para ir dando desde la Diócesis una respuesta en tiempo real, que facilite esta transición a la vida pastoral y celebrativa de nuestras parroquias.





MEDIDAS DE PREVENCIÓN PARA LA CELEBRACIÓN DEL CULTO PÚBLICO EN LOS TEMPLOS CATÓLICOS DURANTE LA DESESCALADA DE LAS MEDIDAS RESTRICTIVAS EN TIEMPO DE PANDEMIA



El coronavirus continúa propagándose por España. Dada la grave responsabilidad que supone, para todos, prevenir el contagio de la enfermedad, proponemos estas disposiciones, aconsejando máxima prudencia en su aplicación que cada Diócesis habrá de concretar. Será necesaria una evaluación continuada que permita valorar su puesta en práctica y modificación en las situaciones que sea necesario, teniendo en cuenta lo que la autoridad sanitaria disponga en cada momento.



1.Fases de aplicación

Fase 0: Mantenemos la situación actual. Culto sin pueblo. Atención religiosa personalizada poniendo atención especial a los que han perdido a seres queridos. Preparamos en cada diócesis y parroquias las fases siguientes.

Fase 1: Se permite la asistencia grupal, pero no masiva, a los templos sin superar el tercio del aforo, con eucaristías dominicales y diarias. Quizá con preferencia al acompañamiento de las familias en su duelo. (No superar 1/3 del aforo del templo. A partir del lunes 11 de Mayo.).


AÑASTRO, 1. MADRID 28033. TELF.: 91 343 96 04.



Fase 2: Restablecimiento de los servicios ordinarios y grupales de la acción pastoral con los criterios organizativos y sanitarios –mitad del aforo, higiene, distancia– y medidas que se refieren a continuación. (No superar la mitad del aforo del templo. En principio, a partir del lunes 25 de mayo).

Fase 3: Vida pastoral ordinaria que tenga en cuenta las medidas necesarias hasta que haya una solución médica a la enfermedad.



2.Disposiciones de carácter general


  1. Ante esta circunstancia, prorrogamos la dispensa del precepto dominical, invitando a la lectura de la Palabra de Dios y a la oración en las casas, pudiendo beneficiarse de la retransmisión a través de los medios de comunicación para quien no pueda acudir al templo. También, se invita las personas mayores, enfermas o en situación de riesgo a que valoren la conveniencia de no salir de sus domicilios.


  1. Se establece el aforo máximo de los templos (1/3 en la primera fase y 1/2 en la segunda) y respetar la distancia de seguridad. Dado que vamos hacia el verano, hemos de celebrar en los templos grandes y evitar las capillas de invierno.

Para calcular el aforo sería interesante tener un “mapa” con los bancos del templo y reducir la ocupación de los mismos a una tercera parte. Para ello, se pueden usar uno sí y otro no, o bien redistribuirlos dejando más espacio entre los mismos.

La distancia en todas las direcciones entre cada persona debe ser de al menos un metro. Para facilitar esta condición es recomendable marcar los bancos y los puestos concretos en cada banco en los que pueden ubicarse los fieles o, incluso, retirar bancos para que el espacio entre ellos sea mayor. Las zonas ocupadas por los fieles deberán ser desinfectadas después de la celebración.

  1. Las puertas de las iglesias se mantendrán abiertas a la entrada y salida de las celebraciones para no tener que tocar manillas o pomos.

  2. Si el templo dispone de varios accesos, se habilitará uno para la entrada y otro para la salida, de modo que se evite el cruce entre los asistentes y pueda mantenerse la distancia de seguridad en todo momento.

  3. En las Eucaristías dominicales, allí donde sea necesario y posible, procurar aumentar el número de celebraciones cuando haya mayor afluencia de fieles, a fin de descongestionar los templos.

  4. Los miembros de la misma familia y las personas que conviven en la misma vivienda se pueden sentar en el mismo banco sin guardar la distancia de seguridad entre ellos.

  5. Se recomienda que los fieles hagan uso de mascarilla con carácter general

  6. Las pilas de agua bendita continuarán vacías.

  7. Queda suprimido cualquier tipo de contacto físico con las imágenes o símbolos del templo el cual puede ser sustituido por una inclinación o reverencia.


3.A la entrada de la celebración

  1. Organizar, con personas responsables, la apertura y cierre las puertas de entrada al templo, la distribución los fieles en el templo, el acceso a la hora de comulgar y la salida de la iglesia al finalizar, respetando la distancia de seguridad.




  1. Crear pequeños grupos de colaboradores que ayuden en la entrada y salida y en el momento de distribuir la comunión.

  2. Ofrecer gel hidroalcohólico o algún desinfectante similar, a la entrada y salida de la iglesia.

4.A tener en cuenta durante la liturgia

  1. Los ministros ordenados no deben presidir los sacramentos si experimentan alguno de los síntomas propios de la enfermedad o han dado positivo en el test del Covid-19.

  2. Los fieles que experimenten estos síntomas se han de abstener de acudir a las celebraciones.

  3. Recomendamos que al presbiterio sólo accedan el sacerdote y un lector, y que los ambones o atriles sean usados por una sola persona.

  4. Recomendamos que no se concelebre. En el caso de que algún sacerdote tuviera que concelebrar, se recomienda que cada uno use sus propios vasos sagrados.

  5. Evitar los coros en la parroquia: se recomienda mantener un solo cantor o algunas voces individuales y algún instrumento. No habrá hoja de cantos ni se distribuirán pliegos con las lecturas o cualquier otro objeto o papel.

  6. El cestillo de la colecta no se pasará durante el ofertorio, sino que el servicio de orden lo ofrecerá a la salida de la misa, siguiendo los criterios de seguridad señalados. Recomendamos tomar medidas de desinfección de las monedas y billetes.

  7. El cáliz, la patena y los copones, estarán cubiertos con la “palia” durante la plegaria eucarística.

  8. El sacerdote celebrante desinfectará sus manos al empezar el canon de la misa, y los demás ministros de la comunión antes de distribuirla.

  9. El saludo de la paz, que es facultativo, se podrá sustituir por un gesto evitando el contacto directo.

  10. El diálogo individual de la comunión (“El Cuerpo de Cristo”. “Amén”), se pronunciará de forma colectiva después de la respuesta “Señor no soy digno…”, distribuyéndose la Eucaristía en silencio.

  11. El sacerdote se pondrá la mascarilla o pantalla de protección para distribuir la Sagrada Comunión y se desinfectará justo antes y después de distribuirla. Es aconsejable pedir a los fieles que se desinfecten también las manos antes de que el sacerdote les dé la Comunión en las mismas.

  12. Para distribuir la Sagrada Comunión se recomienda consagrar un copón cubierto con un paño para después usar en las sucesivas misas sólo este copón, una vez reservado en el sagrario, de modo que en la consagración, si no hay concelebrantes, sólo haya sobre el altar la patena y el cáliz que usa el sacerdote y que posteriormente purificará él mismo. Para distribuir la comunión, el sacerdote tomará el copón del sagrario, lo depositará en el altar, y lo destapará. A continuación, se lavará las manos con gel hidroalcohólico y se dirigirá a distribuir la Sagrada Comunión. Después de la distribución de la Sagrada Comunión, el sacerdote y ministro(s) de la Comunión volverán a lavarse las manos.


  1. La distribución de la Sagrada Comunión se puede hacer de dos maneras:

  2. Trasladándose los fieles hasta el lugar donde se encuentra el ministro de la comunión, formando una fila que cumpla la distancia de seguridad entre los fieles.

  3. Trasladándose el sacerdote a los bancos donde se encuentran los fieles, sin que estos se muevan de su sitio. Si se sigue esta manera hay que prever que la separación entre los fieles permita el paso del(os) ministro(s) de la comunión cumpliendo la distancia de seguridad.



  • Procuremos facilitar la comunión a las personas vulnerables: puede haber personas mayores que no se atrevan a participar en la Misa, pero que deseen recibir la Comunión. Recomendamos facilitar un horario para distribuir la Comunión de forma individual.

  • En el caso de que el sacerdote fuera mayor, establecer ministros extraordinarios de la Eucaristía para distribuir la comunión.


5.A la salida de la celebración

  1. Establecer la salida ordenada de la iglesia evitando agrupaciones de personas en la puerta.

  2. Desinfección continua del templo, bancos, objetos litúrgicos, etc. Es necesario tener prevista esta tarea por parte del sacerdote o del equipo que se forme para tal fin.

  3. A la hora de desinfectar ténganse en cuenta las recomendaciones sobre el procedimiento de desinfección en bienes culturales con motivo de la crisis por Covid-19 que ha enviado el Ministerio de Cultura.


6.Otras celebraciones

  1. La celebración del Sacramento de la reconciliación y los momentos de escucha de los fieles: además de las medidas generales, se ha de escoger un espacio amplio (una sala de catequesis accesible), mantener la distancia social asegurando la confidencialidad. Tanto el fiel como el confesor deberán llevar mascarilla. Al acabar, se aconseja reiterar la higiene de manos y la limpieza de las superficies. (Proponer un horario).

  2. Bautismo: Rito breve. En la administración del agua bautismal, hágase desde un recipiente al que no retorne el agua utilizada, evitando cualquier tipo de contacto entre los bautizandos. En las unciones se puede utilizar un algodón o bastoncillo de un solo uso, incinerándose al terminar la celebración.

  3. Confirmación: En la crismación se puede utilizar un algodón o bastoncillo, como se ha indicado en el caso del bautismo. Obsérvese la higiene de manos entre cada contacto, cuando haya varios confirmandos.

  4. Matrimonio: Los anillos, arras, etc., deberán ser manipulados exclusivamente por los contrayentes. Manténganse la debida prudencia en la firma de los contrayentes y los testigos, así como en la entrega de la documentación correspondiente.

  5. Unción de enfermos: Rito breve. En la administración de los óleos puede utilizarse un algodón o bastoncillo como se ha indicado anteriormente. Los sacerdotes muy mayores o enfermos no deberían administrar este sacramento a personas que están infectadas por coronavirus. En todo caso, obsérvense las indicaciones de protección indicadas por las autoridades sanitarias correspondientes.

  6. Exequias de difuntos: Los funerales y las exequias seguirán los mismos criterios de la misa dominical. Aunque sea difícil en esos momentos de dolor, insistir en evitar los gestos de afecto que implican contacto personal y la importancia de mantener distancia de seguridad.


7.Visitas a la Iglesia para la oración o adoración del Santísimo

  1. Seguir las pautas generales ofrecidas, evitando la concentración y señalando los lugares para la oración y la adoración.

  2. No permitir visitas turísticas en las fases 1 y 2 de la desescalada.

  3. Se acotará y señalará un espacio concreto en el templo para poder rezar, dejando algún material desinfectante cerca para que, después de rezar, cada fiel pueda desinfectar con material de usar y tirar la zona que ha ocupado.



8.Utilización de dependencias parroquiales para reuniones o sesiones formativas

  1. En la segunda fase las reuniones en dependencias parroquiales seguirán las pautas utilizadas para las reuniones culturales previstas por el ministerio de sanidad que consiste en un máximo de 1/3 de aforo en lugares cuyo aforo habitual es de 50 personas, respetando la distancia de seguridad y la utilización de mascarillas.

  2. En la tercera fase el aforo pasa a ser de 1/2 en lugares de un aforo habitual de 50 personas y de 1/3 en lugares de un aforo habitual de 80 personas en las mismas condiciones de distancia y utilización de mascarillas.


9.Propuesta de inicio de puesta en marcha de estas medidas

Según las indicaciones recibidas, se comenzará la aplicación de estas medidas desde el lunes 11 de mayo, para que en las celebraciones del domingo 17 de mayo, tengamos una evaluación y una experiencia suficiente de los días anteriores.

Entradas recientes

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable de tratamiento: DIÓCESIS DE CALAHORRA Y LA CALZADA-LOGROÑO

 

Finalidad y legitimación: El tratamiento se realiza para la gestión de su solicitud y/o consulta a través de este sitio web. La base legitimadora es su consentimiento al rellenar y enviar el formulario y marcar la casilla de aceptación de la política de privacidad.

 

Destinatarios de cesiones: No se cederán datos a terceros, salvo que las excepciones legalmente previstas.

Destinatario de transferencia internacional: No se realizan transferencias internacionales.

Derechos de los interesados: A retirar su consentimiento en cualquier momento a oponerse al tratamiento, a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Información adicional: Puede consultar aquí todos los detalles.

Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño

C/ Obispo Fidel García, 1

26004 - Logroño (La Rioja)

Telf.: (+34) 941 27 00 08

@2018 by Obispado de Calahorra y La Calzada-Logroño