Día de la Alimentación y de la Erradicación de la Pobreza


En el marco del Día Mundial de la Alimentación y el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza (16 y 17 de octubre)

Manos Unidas denuncia la indiferencia internacional ante la dramática realidad que viven 1.300 millones de personas afectadas por la pobreza


· La ONG alerta del incremento del hambre a escala mundial y el grave impacto de la pandemia, que podría sumar hasta 132 millones a los 690 millones de personas que padecen hambre.

· La crisis sanitaria, económica y social desatada por el coronavirus amenaza con echar abajo una década de avances frente a la pobreza.

· El fortalecimiento de la agricultura familiar sostenible, la defensa de los derechos humanos y el cambio de los estilos de vida y consumo son ámbitos estratégicos identificados por la ONG para luchar contra el hambre y la pobreza.


Con motivo del Día Mundial de la Alimentación y el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza –el 16 y 17 de octubre, respectivamente­–, Manos Unidas denuncia la indiferencia internacional ante la dramática realidad que viven 1.300 millones de personas afectadas por la pobreza multidimensional. Asimismo, la ONG recuerda que, a los 690 millones de personas que padecen hambre en el mundo, se sumarían entre 83 y 132 millones más a raíz de la crisis generada por el coronavirus, según estimaciones del último informe publicado por FAO.


Para la ONG de desarrollo de la Iglesia católica en España, los avances siguen siendo lentos e insuficientes para alcanzar las metas establecidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible para la erradicación del hambre y la pobreza. A tenor de los datos ofrecidos por Naciones Unidas, el escenario es alarmante: el hambre en el mundo no ha dejado de aumentar desde 2014 y se estima que, el pasado año, cerca de 2.000 millones de personas no pudieron acceder regularmente a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes, el 21,3 % (144 millones) de los niños menores de cinco años sufrió retraso del crecimiento y el 6,9 % (47 millones) emaciación o adelgazamiento patológico.

Las causas del hambre: diversas e interrelacionadas

«Desde hace décadas sabemos que el sufrimiento de tantas personas no se debe a la escasez de recursos ni a causas naturales –afirma Fidele Podga–, sino a estructuras injustas y relaciones que están basadas en la desigualdad». Para el coordinador del departamento de Estudios de Manos Unidas, los factores de fondo son muy diversos e interconectados: «la inequidad en el acceso a los bienes, el consumismo de los más ricos, los intercambios comerciales injustos, las consecuencias del cambio climático, el acaparamiento de tierras con fines extractivos y agroindustriales, la especulación con el precio de los alimentos, un sistema alimentario que no está diseñado para satisfacer las necesidades de la gente, las guerras y conflictos interesados y, en definitiva, la explotación de unas personas por otras y de unos países por otros».


A estas causas se añade, según Podga, la «indiferencia cómoda, fría y globalizada» a la que se refiere el papa Francisco en Fratelli Tutti, la encíclica publicada el 3 de octubre. «Esta indiferencia –explica Podga– caracteriza al mundo contemporáneo y nos empuja a ensimismarnos y desentendernos de los demás. Creemos que es urgente despertar de este ensimismamiento y actuar, sacando fuerzas de donde podamos, porque no queremos dar ningún paso atrás en la lucha contra el hambre».


La pandemia golpea con gravedad a las poblaciones más vulnerables

En este sentido, Encarni Escobar, del Área de Proyectos de Manos Unidas, asegura que «la crisis sanitaria, económica y social desatada por el coronavirus amenaza con echar abajo una década de avances frente a la pobreza, según estimaciones de Naciones Unidas. La pérdida de ingresos, los frágiles sistemas de protección social y el aumento de los precios están afectando mayormente a las personas más vulnerables y están empujando al hambre a poblaciones que antes estaban a salvo, como los 29 millones de latinoamericanos que caerán bajo el umbral de la pobreza a causa de la pandemia, según datos de CEPAL».