Día de la Iglesia por un Trabajo Decente. 7 de octubre


Todos somos conscientes de lo hermoso y necesario del trabajo humano, concebido como cooperación a la creación y como perfeccionamiento del mundo y realización integral del ser humano. También somos conscientes de la precariedad del empleo y de las enormes contradicciones y esclavitudes del mundo laboral, sometido a presiones y competitividades sin cuento.

El “creced y multiplicaos” del Génesis es un deseo del Señor y una exhortación que nos anima a valorar la dignidad de cada persona desde la identidad de hijos del Padre y hermanos todos en Jesucristo, cuya labor artesanal en Nazaret le ayudó a forjarse en el servicio y la laboriosidad de una manera ejemplar.

¡ Ánimo en vuestra labor! Seguid poniendo en manos del Señor vuestras manos, palabras, vuestra vida toda. Él sabe aprovecharlas en bien de todos, sobre todo de los más desfavorecidos, sin merma alguna de nuestra autonomía y libertad.



Guión_litúrgico_Iglesia_por_el_Trabajo
.
Download • 270KB