La vida es un don, la eutanasia un fracaso


NOTA EUTANASIA
.pdf
Download PDF • 123KB


Queridos hermanos:

Ante la inminente aprobación por parte del Congreso de los Diputados de La Ley Orgánica de regulación de la eutanasia, los obispos españoles han publicado una nota esta misma mañana, que os adjunto, “con el ruego de que se difunda lo máximo posible” (homilías, hojas parroquiales, grupos de fe y vida, de oración...).

Los obispos señalan, en ella, que esta Ley “instaura una ruptura moral; un cambio en los fines del Estado: de defender la vida a ser responsable de la muerte ”. Asimismo destacan que “la pandemia ha puesto de manifiesto la fragilidad de la vida y ha suscitado solicitud por los cuidados, al mismo tiempo que indignación por el descarte en la atención a personas mayores (...). La muerte provocada no puede ser un atajo que nos permita ahorrar recursos humanos y económicos en los cuidados paliativos y el acompañamiento integral. Por el contrario, frente a la muerte como solución, es preciso invertir en los cuidados y cercanía que todos necesitamos en la etapa final de esta vida. Esta es la verdadera compasión.”.

Como afirmaba el Papa Francisco: «La eutanasia y el suicidio asistido son una derrota para todos. La respuesta a la que estamos llamados es no abandonar nunca a los que sufren, no rendirse nunca, sino cuidar y amar para dar esperanza».

Nuestros obispos nos invitan “a responder a esta llamada con la oración, el cuidado y el testimonio público que favorezcan un compromiso personal e institucional a favor de la vida, los cuidados y una genuina buena muerte en compañía y esperanza.”.

Nuestras comunidades cristianas, cada uno de los bautizados debemos responder solidariamente con estos tres medios que los obispos nos piden: orando (la oración conmueve y nos conmueve), cuidando (dedicarnos a atender al que más lo necesita es evangelio puro y humanidad plena), dando testimonio público a favor de la vida en todos y cada uno de los instantes y circunstancias. No es la edad, la salud, la utilidad, los que dan valor a la persona, sino el hecho de serlo. En cualquier caso, los más débiles y necesitados reclaman una mayor atención y dedicación.

Por ello, siguiendo las indicaciones de la Conferencia Episcopal Española, convocamos a todas las parroquias y comunidades cristianas de La Rioja “a una Jornada de ayuno y oración el próximo miércoles 16 de diciembre, para pedir al Señor que inspire leyes que respeten y promuevan el cuidado de la vida humana. Invitamos a cuantas personas e instituciones quieran unirse a esta iniciativa.”.

Nos acogemos a Santa María de Valvanera, “Madre de la Vida y Salud de los enfermos y a la intercesión de San José, patrono de la buena muerte, en su año jubilar.”.

Un abrazo.

Vicente Robredo